Destiladores que se apresuran a fabricar desinfectantes de manos piden ahora una reducción de impuestos

Spread the love

{{featured_button_text}}

CH Distillery anunció el martes que donará desinfectante para manos marca Malort a hospitales y clínicas en Chicago a partir de la próxima semana en botellas de un litro.

CH Distillery anunció el martes que donará desinfectante para manos marca Malort a hospitales y clínicas en Chicago a partir de la próxima semana en botellas de un litro. (CH Distillery/TNS)

WASHINGTON — ¿Buscas un buen desinfectante de manos de malta? ¿O tal vez algo en un vodka o una ginebra?

Cientos de destiladores de licores afirman que ya han comenzado a (o están planeando) destinar una parte de su producción de licor para hacer frente a la escasez a nivel nacional de otro producto con alto contenido de alcohol: los desinfectantes para manos.

“Hay más de 350 destiladores en todo el país que se han estado movilizando, prefiriendo fabricar desinfectantes para manos que sus alcoholes destilados”, señaló Chris Swonger, presidente y director ejecutivo del Distilled Spirits Council, una asociación con sede en Washington.

Ahora, los destiladores quieren una exención del impuesto que normalmente se aplica a la producción de bebidas alcohólicas.

El Distilled Spirits Council está cabildeando para conseguir un añadido al paquete de alivio económico para el coronavirus de dos billones de dólares que se está negociando en el Congreso y que eximiría a cualquiera de los desinfectantes de manos fabricados por los destiladores del impuesto federal de 13.50 dólares por galón de productos de graduación alcohólica.

Un galón con grado de alcohol es uno de licor de 100 grados, lo que equivale a un 50 por ciento de contenido de alcohol. Los destiladores tendrían que aumentar su contenido de alcohol ya que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) indican que el contenido de etanol de los desinfectantes de manos debe ser de al menos un 60 por ciento de alcohol para ser efectivos contra el COVID-19.

Los pequeños destiladores ya pagan solo 2.70 dólares por galón de productos de graduación alcohólica porque reciben una reducción del 80 por ciento en el impuesto federal sobre el consumo gracias a la ley de gastos fiscales de 2020. Pero eso es solo en los primeros 100 mil galones de productos de graduación alcohólica que fabrican. Por encima de eso, pagan los 13.50 dólares por galón de productos de graduación alcohólica.

Swonger indica que ha visto “un amplio apoyo bipartidista” para añadir la exención del impuesto al consumo.

Hay al menos unos cuantos partidarios de la exención en el Congreso. “Tenemos muchos destiladores de nuestro estado, y Dios los bendiga”, dijo la republicana por Tennessee Marsha Blackburn en el Senado el martes. “Están dando un paso adelante, y en lugar de destilar whisky, están fabricando desinfectantes. Y sí, para esos destiladores, sabemos que hay un problema con los impuestos sobre el consumo, y estamos en ello tratando de resolverlo para ustedes”.

Otro gran partidario es el representante John Yarmuth, presidente del Comité de Presupuesto de la Cámara de Representantes. El demócrata por Kentucky representa a Louisville, que es el hogar de dos grandes destilerías que ya están haciendo desinfectante para manos.

Los partidarios pueden enfrentarse a una lucha cuesta arriba. Un borrador del proyecto de ley del Senado que circuló el martes y que fue obtenido por CQ Roll Call no parece contener la disposición.

En reconocimiento a la escasez de desinfectante de manos, la Administración de Alimentos y Medicamentos emitió la semana pasada una guía para la fabricación temporal del producto.

Varios grandes productores anunciaron que entrarían a cubrir el déficit. Pernod Ricard, con sede en París, asegura que ya ha comenzado a producir desinfectante para manos en cuatro lugares de Estados Unidos, incluida su destilería Rabbit Hold Distillery en Louisville, Kentucky. Pernod Ricard elabora una amplia gama de whiskeys (Jameson Irish, Glenlivet, Chivas Regal), junto con el vodka Absolut, la ginebra Beefeater, tequilas y vinos.

La empresa británica Diageo, fabricante de Johnnie Walker y Smirnoff, anunció el lunes que donaría más de dos millones de litros de alcohol de 96 por ciento a los fabricantes, permitiéndoles producir ocho millones de botellas de desinfectante de manos.

Y Bacardí anunció el lunes que sus instalaciones en Louisville, Jacksonville, Florida y Puerto Rico, ya están suministrando a los trabajadores de emergencia con desinfectante de manos gratis y producirán 100 mil galones adicionales para su distribución en Estados Unidos.

Bacardí indica que todos sus desinfectantes tendrán un contenido de etanol del 70 al 80 por ciento, que está por encima de los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud, señaló el destilador.

Muchos destiladores artesanales están haciendo la transición a la fabricación de desinfectantes para manos, destacó Swonger, señalando que una exención temporal les ahorraría no solo el impuesto al consumo que pagan actualmente, sino que evitaría que su producción de desinfectantes para manos se contabilice en el límite de 100 mil galones.

Los destiladores más pequeños dependen en particular de los ingresos de las visitas y las salas de degustación, que han sido cerradas debido al virus, por lo que la oportunidad de obtener ingresos temporales por la fabricación de desinfectantes para manos les resulta atractiva, concluyó Swonger.

Visit CQ Roll Call at www.rollcall.com


Spread the love